Reflexiones desde un punto de vista personalista comunitario.

2. Cuaresma 2021 Mc 9,2-10

Transfiguración: “no sabía qué decir (Pedro), pues estaban asustados”

¿De qué hablamos? De la presencia de Dios que transforma al hombre. Donde no hay cambio constante, no está Dios. Esta transfiguración la vemos en primer lugar en Jesús el Nazareno. La historia personal y de la Iglesia nos lo muestra: la presencia de Dios se nota en que la persona cambia, se transfigura; pero no como Pedro, para encerrarnos (¡qué bien se está aquí!) y quedarnos en el gozo, encerrados en nosotros mismos. No hay experiencia de encuentro con Dios si falta el salir, el bajar. No hay transfiguración sin lo que sigue al encuentro: el aviso de padecer.

Re-cordando a un ser amado

A treinta metros, en una caja homologada para evitar el contagio, bulle la vida para volver al polvo lo que queda de una de las personas con las que más me he querido. A treinta metros, vuelve el polvo al polvo.

¿Es ése el final del hombre? ¿Quedar vivo en el recuerdo de quien le recuerda y muerto en realidad para siempre?

Aquí hemos insistido en que la persona es un misterio, una realidad espiritual, que sabe que existe y que se realiza amando. Hemos recordado que una realidad espiritual es aquella en la que se da un salto de fase en la animalidad. El salto consiste en la emergencia de una realidad nueva capaz de amor y de palabra. Co-creadora. Con la persona, la creación comienza a participar conscientemente, creativamente, en la creación de su propia realidad y de la entera realidad de la que ha emergido.

Apuntes para unas políticas de inmigración desde el apoyo mutuo y la solidaridad

Qué hacer ante la falta de determinación política y la indiferencia social, sin entrañas de misericordia, para reducir el sufrimiento de los inmigrantes y sus causas. En el desorden establecido de un mundo globalizado.

1º Cuaresma 2021 Mc 1, 12-15

Iniciamos la cuaresma. ¿Por dónde comenzamos? Por donde comenzó Jesús: “Se fue a Galilea”, y allí dijo: “Ahora es tiempo favorable”, ahora es el día de salvación, Dios ha cumplido.

¿Quién es el que habla así? Un campesino, un judío marginal, que actuó como profeta e iniciador del Reino de Dios, que empezó a realizar la obra de Dios con rasgos especiales vinculados a su experiencia de radical gratuidad, tras la experiencia del bautismo. Jesús fue un hombre enraizado en su tiempo (ve la realidad) y desarrolla un despliegue vital que termina en su muerte y en la experiencia de la resurrección.

Ya está llamando a la puerta el transhumano, viene con capacidades intelectuales mucho más altas, más memoria e inteligencia, más resistencia a las enfermedades y al envejecimiento, y con un vigor ilimitado sin sentirse cansado, harto o irritado; controlará sus deseos, estados mentales y emociones, tendrá una capacidad más grande para el placer, el amor, la belleza, y la serenidad de mente, estados que el cerebro actual no puede sospechar, como el diseñarse a sí mismo y al propio mundo de un modo radicalmente nuevo y diferente. Su slogan, living longer, healthier, smarter and happier: la muerte de la muerte. La especie humana posee 25.000 genes y la alteración de uno solo de ellos afectará a otros en una cadena estocástica casi infinita de interacciones en favor de los manifiestamente ‘mejorados’ en los que habría desaparecido la diversidad y la sorpresa de la vida.

Acabo de ser fusilado, otra vez plagiado, contento y feliz. Vivo tan retirado, que hasta me complace que de vez en cuando alguien me despoje de alguno de mis huesos enterrados y olvidados, es una manera de rescatarme del olvido y de la muerte. A estas alturas casi agradezco estos fusilamientos, pero háganlo bien, sin alevosa nocturnidad, no dejen todo profanado y lleno de huellas, citen y se acabó, nadie les va a cobrar nada, pero no modifiquen mi puntuación, dejen las comas en paz, ya pasé el estado de coma.

Subcategorías

Artículos y debate sobre la crisis del COVID-19