Reflexiones desde un punto de vista personalista comunitario.

Hoy nos presenta la liturgia el tema del reinado de Dios, que es el centro en el mensaje de Jesús. ¿Qué pretensiones tiene Jesús con el anuncio del Reino de Dios? Presentar una religiosidad alternativa, una innovación absoluta ante la deriva en la que vivía gran parte del pueblo de Israel, y no lo hizo enseñando nuevos dogmas sino actuando, con su vida. En Él el Reino de Dios se manifiesta. Ya sabemos cómo actúa Dios en el mundo. Dios está allí donde Dios actúa, expresándose en un amor sin límites que pide de cada uno de nosotros que viva aquí y ahora en la bondad, en la tolerancia, en el respeto y en la ternura.

El amor de Dios no entiende de horarios, ni de honorarios (retribución). Se pusieron a protestar contra el amo: «Estos últimos han trabajado sólo una hora y les has pagado lo mismo».

No puedo obligar a Dios a que actúe con mis criterios. ¿Es que no tengo libertad para hacer lo que quiera en mis asuntos? ¿O vas a tener tú envidia porque yo soy bueno?

El arrepentimiento (calidad de vida) es un movimiento que lleva al hombre hacia el abrazo. Nada hay más gozoso y consolador. Porque el dolor llega a ser insoportable y en esta experiencia el hombre acoge al Señor que se le lanza al cuello y todo lo que consideraba insoportable se hace pedazos, y en este dolor de generado, de recién nacido, las lágrimas se transforman en llanto de alegría y de fiesta (hijo Pródigo); es un anticipo de la felicidad plena que ansiamos.

Estudié en los manuales jurídicos que una cosa es el Estado y otras los partidos que los gobiernan. La práctica es que el Estado son los partidos cuya intrínseca ley degenerativa es como sigue:

Cuando un libro comienza con la leyenda (que significa lo que debe ser leído, y no lo que parece) A modo de prólogo se me acaban las pocas o muchas ganas que en ese momento tuviera de entregarme a su lectura. En primer lugar, porque ignoro en qué pueda consistir ese a modo de prólogo a diferencia de otros posibles modos de prólogo pues, si tal a modo de prólogo fuera el único modo de prologar, entonces sobrarían todos los demás a modo de prólogo, dado que madre no hay más que una y a ti te encontré en la calle. En segundo lugar, y aunque no deseo pasarme de profesorcillo jubilado, debo recordar que sí existen varias categorías de modalidad al menos en los juicios estéticos, los cuales no tienen carácter racional, sino que se formulan según el deseo subjetivo, tal y como nos lo recuerda Kant: «La modalidad de los juicios es una función muy especial de los mismos que se caracteriza por no contribuir en nada al contenido del juicio (pues fuera de la cantidad, cualidad y relación, nada queda ya que constituya el contenido del juicio), y referirse tan sólo al valor de la cópula, en relación con el pensar en general. Problemáticos son aquellos juicios en los cuales el afirmar o negar se admite sólo como posible (voluntarios). Asertóricos, cuando son considerados como reales (verdaderos). Apodícticos son aquellos en los cuales se advierten como necesarios»1. Así pues, mientras no nos aclare el autor sobre qué clase de a modo de va a hablarnos, a mí me parece un pedante categórico sin más, un pedante de tomo y lomo.

23. T. O. 2020, Mt 18,15-20

Dile al que te ha ofendido que le has perdonado para que experimente gozoso que Dios ya no lo identifica con su pasado, ni a ti con el tuyo.

Las relaciones humanas profundas, clave de felicidad: hemos sido creados por amor, para vivir en relaciones de amor, no podemos aspirar a más en nuestra vida. El ser humano, sin relaciones de amor y ternura, está muerto. Cortar, impedir las relaciones, es el mayor castigo que podemos sufrir, va contra natura (Covid 19). Estamos enfermos por falta de relaciones humanas gratificantes (no confundir con ‘me gusta’). Lo sorprendente es que al acercarnos al Antiguo Testamento lo primero que destaca es que Dios toma la iniciativa de establecer con el hombre relaciones directas de amor.

Subcategorías

Artículos y debate sobre la crisis del COVID-19