Reflexiones desde un punto de vista personalista comunitario.

¿Algo de que avergonzarse por escribir esta biografía? ¿Avergonzarse del biografiado, Don Marcelino Menéndez Pelayo, o del biógrafo que sobre él escribe, o de las dos biografías?

Don Marcelino es el patriarca de la catolicidad adversus haeresses, y en consecuencia objeto prioritario de los anatemas de los librepensadores, ateos, y en general de la gran mayoría de la gente. La ortodoxia asociada a dogmas religiosos y a Iglesias aparece como lo irracional e intolerante por excelencia, y el creyente ortodoxo como un bicho de mala fe del que habría que cuidarse y precaverse. Católico: cuidado con él.

2. T. O. 2021 Jn 1,35-42

La Palabra precede, la escucha precede, a la toma de opciones fundantes de la existencia: los discípulos primero oyeron sus palabras, y después siguieron a Jesús.

Afirmar que Jesús es la Palabra de Dios hecha carne, nos sitúa en el centro no sólo de la Biblia, sino de toda la vida humana.

Es cierto que esta Palabra la mataron, pero Dios ratificó su camino resucitándole de entre los muertos, y así lo ha hecho principio de diálogo y salvación para todos los hombres.

Mi admirado Carlos García Gual publicó hace ya algún tiempo un bello libro, Diógenes de Enoanda y el gran mural epicúreo (Editorial Ariel, Barcelona, 2016), que me ha complacido. Había, en efecto, una vez en el siglo II después de Cristo un antiguo asentamiento romano al norte de Licia en Asía Menor, hoy Turquía, llamado Enoanda. Pues bien, en el pórtico del ágora, centro puro de aquella fría y desapacible ciudad, el acaudalado, evergeta y philántropon Diógenes de Enoanda mandó construir un sólido mural de bloques de granito de ochenta metros de largo por más de tres de alto en sillares de piedra muy bien pulidos y asentados y con más de 25000 palabras (un tercio de las cuales recuperadas en su totalidad) a fin de que cualquier ciudadano que pasara por el lugar aprendiese lo esencial de la vida según la enseñanza de su amado maestro Epicuro: cómo despreocuparse de la muerte, cómo vivir la amistad, cómo habitar la inmanencia, como amar los libros, cómo cuidarse, en definitiva el ideal de vida buena del epicureísmo, en suma, mejor ser desafortunado con sensatez que afortunado con insensatez.

Llamada a la unidad: Un Señor, una fe, un bautismo (Ef 4,2-7)

Siempre que escuchamos el Evangelio, no podemos olvidar que éste nace y va dirigido a la comunidad concreta a la que le habla, hoy a la nuestra.

A la iniciativa de Cristo resucitado, que “se deja ver” en las apariciones pascuales ofreciendo su gracia salvífica (irrupción de Cristo en ocasiones traumática, como en san Pablo), corresponde una transformación radical del sujeto, que es cuestionado por Cristo y acoge en la fe esta elección de Dios. Has sido elegido por Dios en Cristo gratuitamente. Tú, creyente, estás justificado y vives desde entonces la experiencia exaltante del bautismo y del Espíritu. Has renacido como criatura nueva, reviviendo la misma experiencia pascual de Cristo, al llegar a ser hijos de Dios en el Hijo.

Ha fallecido a los 77 años José Alonso Morales, Pepe para los amigos, un hombre bueno, afectuoso, humilde e incansable en su militancia, su compromiso, con el personalismo y con su familia y sus amigos. Quizá ambos compromisos sean solo uno pues, quien como Pepe, vive el personalismo comunitario, sabe que no se puede separar el cuidado de las personas del constante empeño por difundir, a tiempo y a destiempo, un saber que construya una humanidad de relaciones cada vez más cálidas. Pepe no olvidaba a sus amigos, por eso ayer, cuando recibí el mensaje de su hijo Julio, junto con el dolor por su marcha, sentí el malestar porque hacía un par de meses que me “tocaba” haberle llamado. A veces, estamos tan ocupados con lo urgente, que no hay lugar en la agenda para “lo importante”.

2 Nav 2020 Jn 1,1-18

En la Palabra podemos descubrir nuestro sentido y futuro, por tanto nuestra esperanza.

Lo nuestro en este tiempo de Navidad, especialmente, es vivir este acontecimiento como María, “que conservaba todas estas cosas, meditándolas en su corazón”.

Subcategorías

Artículos y debate sobre la crisis del COVID-19